top of page

LOS PRECIOS DEL GUÍA

Recuerda: conforme vas ganándole tu batalla interior al ego iluminado, irás pagando precios, irán yéndose de tu vida personas, irás dejando personajes, irás dejando escenarios, irás entregando recursos que creías indispensables... Son partes de tu ego disolviéndose de tu realidad; pues como es adentro, es afuera.


Esto te llevará a uno de tus más grandes egos: la conciencia de separación y de desunión; creerás que todo ha terminado y que lo hiciste tan mal porque destruiste la realidad donde ya eras alguien. Estás ante la prueba de la soledad, ese momento donde requieres observar lo que generas en tu realidad; nadie obtiene una realidad unificada sin antes haber vivido la experiencia de la disolución de algunas partes de su ego.


Ese día que sientas la ruptura, pueden pasar dos cosas (entre muchas más):


La primera, es que ciertamente te confiaste de algún don o talento, de algún nombre o imagen que te llevó ahí, y después tuviste tanta arrogancia, tan poca cooperación, tanta desidia que eso te generó dejar de vibrar con ellos, para ir a un espacio donde tendrás que empezar de nuevo, de la mano de seres que conocen algún camino, en el que tendrás que pasar de nuevo pruebas de templanza, humildad y servicio para valorar a las comunidades y honrar el pertenecer.


La segunda cosa que te puede haber pasado, es que todas esas realidades eran escenarios para tu ego iluminado, donde ya era fácil para ti interactuar, donde tus resultados eran relevantes, donde ya habías pasado todos los niveles de ese juego y necesitabas quitarte de ahí para permitirle jugar a otros.


*Imagen tomada de la web.

Si, ese juego había terminado para ti, no podías aprender más y tampoco enseñar; así que tenías que salir de ahí, honrar lo vivido y preparar tus propias creaciones, tu propio mundo donde compartirías tu camino con quien tuviera búsquedas similares a la tuya.


¿Cómo saber si estás en la primera situación o en la segunda....?

En la primera se te apagó el fuego, se te acabaron los recursos, supiste con claridad que te fallaste, que te tienes que perdonar y comenzar de nuevo, aunque tu ego insista en justificarse, en culpar a los demás, incluso en creer que los que no te merecían eran ellos. Pasarás un rato muy narcisista lamiéndote las heridas, haciendo como que todo está bien, para después colapsar y volver a empezar.


En la segunda, evitas negar el dolor por la pérdida de esa realidad, usas tus herramientas para sanar, pones límites para dar espacio a tu reconstrucción; sintiendo al mismo tiempo, fuego en tu interior; hay creatividad y valentía para empezar algo nuevo, eres tan honesto contigo que otros confían en ti y comienzan a descubrir sus propios resultados a tu lado.


Has empezado un nuevo mundo, al que llegan recursos, personas y milagros. Te estás convirtiendo en un guía.

Para ser un guía requieres haber pasado por muchos guías, ellos son los que despertarán el guía en ti; y si ya eres un guía, no te duermas en tus laureles, siempre hay niveles superiores para ti, mientras tú sigues guiando a los que van en las materias que ya pasaste o en las que ya tienes más experiencia.


47 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

1 commentaire


Diana López
Diana López
28 mars 2023

Que hermoso. Gracias por acompañar nuestros caminos e iluminar el sendero.

J'aime
bottom of page